Carrito de compras

HISTORIA

La historia del clavo de olor puede parecernos reciente, pues las referencias que tenemos datan de los tiempos modernos, sin embargo, siendo una de las especias más conocidas en el mundo y de uso común, pocos saben que el clavo de olor (Syzygium aromaticum), es un árbol aromático de origen indonesio.

Si algo guarda significado en la historia del clavo de olor, es el hecho de su importancia e interés en la comercialización y la magnitud del valor que llegó a obtener esta especia.

Las propiedades medicinales fueron valoradas por griegos, romanos y chinos, estos últimos lo mascaban para aliviar los dolores de muelas y combatir el mal aliento. Posee una larga historia como antiséptico y en la prevención de enfermedades infecciosas. Este punto se puso de relieve cuando los holandeses cortaron los claveros de las Malucas y poco después de sucedieron muchas epidemias.

BENEFICIOS DEL CLAVO DE OLOR

El uso más popular del clavo de olor es como especia en el mundo de las cocinas, gracias a su potente olor y sabor, se utiliza como una hierba aromática para condimentar toda clase de platillos.

Más allá de la gastronomía el clavo ha sido utilizado como remedio natural para diferentes malestares, gracias a sus grandes propiedades aquí te decimos cuáles son:

  • Posee propiedades antiinflamatorias.
  • En un poderoso aliado para combatir problemas gastrointestinales, e incluso sirve para tratar la diarrea.
  • Sus propiedades antimicrobianas contribuyen a una mejor salud oral. Por eso, esta hierba es ideal para combatir infecciones bucales y mal aliento.
  • Ayuda a una mejor regulación del sistema circulatorio.
  • Previene enfermedades del sistema cardiovascular.
  • Ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre, gracias a los flavonoides que contiene.
  • Las infusiones con alto contenido de clavos de olor actúan como estimulante para la memoria.
  • Es un excelente antidepresivo y energético.

SABOR DEL CLAVO DE OLOR

Su aroma y su sabor son extremadamente fuertes, picantes y ardientes, y al probarlo es amargo dejando una sensación de frío en la boca.

Lo más común es usarlo como hierba de olor para tus recetas, pero también puedes preparar un té de clavo.

  1. Hierve una taza de agua, agrega 3 clavos de olor.
  2. Deja reposar 10 minutos.
  3. Sirve y endulza con el jugo de 1 limón y 1 cucharadita de miel.

¡OJO! Como todo ingrediente, el clavo puede tener algunas contraindicaciones, sobre todo en exceso, antes de consumirlo es mejor consultar a tu especialista.

Extraído de Cocina Fácil

En ESQUINA GONZÁLEZ contamos con la mejor calidad de Especias, condimentos, chiles y frutos secos. Además, puedes encontrar recetas, E-BOOKS, promociones y mucho más dentro de nuestra comunidad. ¡ÚNETE!

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

X