Carrito de compras

Como mexicanos sabemos que el chile es un ingrediente que no debe de faltar en nuestra cocina. Para todas las reuniones, fiestas, cenas o simplemente comer en casa debemos contar con al menos un tipo de salsa nuestra mesa. Para las mejores salsas caseras existe una gran variedad de chiles, tanto frescos como secos, que son la razón de existir de las salsas.

El chile morita es una variedad del chile jalapeño, aunque es parecido al chipotle, el morita tiene un procesamiento diferente lo que lo hace único en sabor. Es un chile seco ahumado, su nombre viene de que es una versión pequeña del chile mora, es bastante parecido a este solo cambiando su tamaño. En la cocina puede ser utilizado en guisos de pollo, carne de res o cerdo y para darles picor y sabor.

Con este chile, jitomates, y ajos se realiza la salsa de chile morita, una salsa picante que acompaña tacos y carne de res.​ A diferencia de la salsa roja común, es más picante y dulce y tiene un rico aroma ahumado.

BENEFICIOS

El chile morita tiene importantes beneficios para tu salud y la de tu familia, uno de ellos es que son ricos en vitaminas A y C y en proteínas. Su consumo tiende a disminuir el riesgo de llegar a sufrir de gripes, resfriados y previene el envejecimiento prematuro.

Mejora el proceso de la digestión y evita los problemas estomacales; de igual forma el chile japonés es de gran ayuda para bajar los niveles de colesterol, así como es un gran anticoagulante.

Los especialistas en medicina y dermatología dicen que la comida a base de chiles puede ayudar en la prevención de ciertos males, siempre y cuando se consuman con mucha moderación.

Desde tiempos inmemoriales el chile ha sido base de la alimentación de los mexicanos, su sabor picante va desde el muy leve al más incendiario y sus variedades son numerosas, su gusto es diferente en las etapas por las que pasa, verde, maduro y seco. Además, que se puede comer crudo, guisado o encurtido.

SABOR DEL CHILE MORITA

El chile morita no es tan picante como el chipotle, su sabor es una mezcla de fruta y una ligera acidez. Algo de sabor ahumado también suele incluirse, son bastante suaves en su sabor e intensidad, aunque agradables.

Una salsa clásica que no puede faltar en tu cocina para acompañar la cena es la salsa de chile morita, su preparación es fácil y a continuación te explicamos paso a paso:

INGREDIENTES

  • 4 cucharadas de aceite vegetal *
  • 12 chiles morita limpios y sin semillas
  • 4 dientes de ajo pequeños o 2 grandes
  • 1 taza de agua caliente
  • Sal al gusto

PREPARACIÓN

  1. Calienta el aceite en una sartén a fuego medio. Añada los chiles y los dientes de ajo y fríelos. Los chiles se inflarán cuando estén listos. Este paso es rápido, así que asegurate de no quemar los chiles para evitar tener una salsa amarga.
  2. Retira los chiles y los dientes de ajo, colócalos en un recipiente con la taza de agua caliente, y deja que se remojen durante unos 8-10 minutos.
  3. Colócalos en tu licuadora con aproximadamente la mitad del agua de remojo y el aceite en el cual los chiles y el ajo fueron fritos. Procesa hasta que tengas una salsa texturizada. ¡Sazonar con sal y disfruta!

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

X